top of page
  • Foto del escritorSLI ECUADOR

Caída de la demanda afectará fuertemente al transporte marítimo y aéreo en 2023

En el mejor de los casos, los volúmenes estarán a la par de 2022 con una tendencia a la baja.



Tras más de dos años de aumento de las tarifas y de capacidad sobredimensionada, el mercado de transporte marítimo, que se está enfriando rápidamente, parece dirigirse a un 2023 "extremadamente difícil". Según un informe de Xeneta, se avecinan nubes negras para la economía mundial, ya que la caída de la demanda va a afectar al negocio de expedidores/dueños de carga y navieras. La crisis del costo de la vida decidirá el destino de los cambios en la demanda de los consumidores a lo largo del tiempo.


Para que los volúmenes se mantengan sin cambios a partir de 2022, es necesario que se produzca una rápida normalización de los precios de la energía, un rápido descenso de la inflación europea y que China abandone la política Cero Covid. En el mejor de los casos, los volúmenes transportados estarán a la par con el nivel de 2022 con una tendencia a la baja. Los volúmenes para 2023 podrían caer hasta un 2,5% de puntos. Algunos especialistas esperan observar caídas de volúmenes incluso mayores que eso.


En el caso del transporte aéreo, la demanda de carga "general" caerá más que la de carga "especial". Sin embargo, a medida que la congestión portuaria disminuya, cabe esperar que la fiabilidad de los itinerarios mejore. Esto aumentará los niveles de confianza entre los expedidores y, por tanto, reducirá la necesidad de transporte aéreo.


Por lo tanto, se producirá una tendencia a abandonar el transporte aéreo para volver a la opción menos costosa del transporte marítimo. A medida que disminuye la demanda, se reduce la congestión. La congestión se sitúa actualmente en torno al 8%, pero podría bajar al 4%, en la USWC, USEC y el norte de Europa.


Flota inactiva


La inactividad de los buques comenzará a subir de nuevo, desde casi nada en la actualidad hasta 1 millón de TEUs o quizás más. El desguace se mantendrá baja durante el año, ya que los buques "candidatos" todavía están fletados y generalmente representan una pequeña parte de la flota.


Con una entrada nominal de 1,65 millones de TEUs y algunas demoliciones que mellen el crecimiento, la flota crecerá un +5,9%, lo que significa que volverá a reinar el exceso de capacidad.


Las renegociaciones entre los astilleros y los armadores que retrasen la entrega de los buques tendrán el mismo impacto. Mientras tanto, las nuevas normativas (EEXI, CII, EU ETS) acelerarán el cambio a nuevas opciones de combustible, la navegación lenta, la reducción de potencia de los motores, etc.


La presión reducirá las tarifas


La actual agitación económica indica que las tarifas seguirán bajando. Esperamos que las tarifas se reduzcan significativamente. Las líneas navieras intentarán luchar contra esta caída lo mejor que puedan, pero es una lucha difícil de ganar, ya que se espera demasiada capacidad en la mayoría de las rutas comerciales. A pesar de la gran consolidación de la capacidad dentro de las alianzas, las navieras todavía no están alineando o ajustando su capacidad para evitar la caída de las tarifas.


A medida que disminuyen los atascos que entorpecen las cadenas de suministro, no queda nada que mantenga elevadas las tarifas spot . Los tipos a largo plazo bajarán más rápidamente a medida que expiren los contratos más antiguos y mucho más caros y se firmen nuevos contratos mucho más bajos. Los fletes a largo plazo no caerán por debajo de los fletes spot durante el primer semestre de 2023.


Se espera que las tarifas de carga aérea continúen su trayectoria descendente, que ha sido mucho más gradual que en el lado marítimo. Sin embargo, habrá diferencias regionales, en función de que la expansión de la capacidad supere el crecimiento de la demanda.


Después del año nuevo lunar chino (22 de enero de 2023), la demanda de carga aérea y las tarifas de flete caerán. Las tarifas a corto plazo caerán por debajo de las de largo plazo debido a los desequilibrios de la oferta y la demanda.


Cabe mencionar que es poco probable que las tarifas de carga aérea caigan a los niveles anteriores a Covid en la primera mitad de 2023. Esto se debe a la lenta recuperación de la capacidad de carga aérea en el Lejano Oriente, la escasez de mano de obra, los vuelos a Europa desviados debido a la guerra en Ucrania, los elevados precios del combustible para aviones y la alta inflación.


Ante este panorama, las empresas deben prepararse para aprovechar las pocas oportunidades que aparecerán. Aquí es donde el acceso a la inteligencia de mercado en tiempo real y a los mejores datos disponibles es un arma crucial en la lucha por reducir los costos. Los acontecimientos geopolíticos mantendrán a todo el mundo en vilo sobre el futuro de la cadena de suministro.


FUENTE: https://www.mundomaritimo.cl/noticias/caida-de-la-demanda-afectara-fuertemente-al-transporte-maritimo-y-aereo-en-2023?utm_medium=email&utm_campaign=newsletter


47 visualizaciones0 comentarios
bottom of page